-SINOPSIS DE CAPÍTULOS-
Página 6
(Capítulos del 24 al 26)
 


CAPÍTULO. 24- INTOCABLES(I)
Escrito por: AnabelEnriquez-Javier de la Torre


Frase: "Es difícil hacer justicia a quien nos ha ofendido.” Simón Bolívar.

Tony tose con frecuencia y se nota enfermo, pero decide que puede dejar el médico para más tarde. Va a dar las clases temprano, como de costumbre, y ese día Alain, su alumno más problemático, se roba su aparato de asma y se dedica a jugar con él en clase. Tony apenas logra contenerse para no golpearlo y decide retar a Alain, que lleva el skate al aula, a un duelo de patinetas en el patio de la escuela. Adrián discute con Lorenzo por cuenta de un dinero que no aparece, y que Adrián insiste que Lorenzo lo gastó en bebida y no se acuerda. Lorenzo no discute más pero entra a la casa pensando cómo conseguir más dinero para lo mismo. HC pasa por la ponchera de Adrián y éste se pone nervioso pensando que Lorenzo pueda armar una bronca, y trata de salir de él rápido. Luego en el parque le comenta a Carolina que pasó tremenda pena con HC, ella le sugiere que le avise a la gente de la ponchera, pero Adrián se niega alegando que no quiere que Lorenzo lo avergüence más todavía.
Fernando continúa tratando a Arwen con desapego y rudeza, burlándose de su primer nombre, y termina por enfadarla solo para divertirse. Las compañeras de patinaje le dicen que se lo tome suave, y una le recomienda que lo que tiene que hacer es no ser tan formal y tener su aventura de vez en cuando con otro hombre, pero Arwen no se nota nada atraída por la idea.

Tony logra vencer inobjetablemente a Alain, quien le devuelve el inhalador para el asma. La escuela en pleno ha salido a los pasillos para ver el duelo. El director llega para ver el final del espectáculo, llama de inmediato a Tony a la oficina, y lo expulsa por crear indisciplinas en la escuela. Tony le cuenta a Carlos Manuel lo ocurrido, y él le insiste en que debió decir por qué lo hizo, pero Tony opina que si expulsaban a Alain todo lo que había hecho sería inutil y él no quiere que eso pase. Carlos Manuel nota a Tony con fiebre y muy fatigado, insiste en llevarlo al médico, pero Tony se niega, insiste en que deber pasar por el parque y luego irá el policlínico.
En el parque Tony busca a Leo, trata de pagarle la primera parte del dinero de la patineta que debe a Leo, pero Leo se niega, discuten un rato al respecto cuando ven llegar a Arwen Janet y Tony, cansado por el día fatal que ha tenido, le dice a Leo que era lo único que le faltaba para completar el día. A la llegada de Arwen , HC, Joel, Henry y otros practicante empiezan a hacer chistes sobre Barbie. Arwen, aludida, se aleja y va donde Leo para averiguar por Fernando, que no ha contestado sus llamadas telefónicas durante el día, y descubre a Tony conversando con Leo. Tony se aleja de ellos dos con intención de salir del parque, pero los muchachos que hacen chistes lo detienen y le insisten en que haga su chiste. Tony piensa y elabora rápidamente un chiste-Telón, cuyo nombre de la obra es "Barbie y El Señor de los Tornillos”. Va a dar la vuelta para irse y Arwen Janet, muy enojada y que se ha sentido más aludida con este chiste que con los anteriores, le increpa duramente por lo que acaba de decir.
En casa de Adrián,
Lorenzo en medio de una gran borrachera le vende a alguien la patineta nueva de Adrián en apenas 20 CUC.
 



CAPÍTULO. 25- INTOCABLES (II)
Escrito por: Anabel Enríquez-Javier de la Torre

 
Frase: "Es difícil hacer justicia a quien nos ha ofendido.” Simón Bolívar

Tony y Arwen se enfrascan en una disputa verbal que deja a todos sorprendido, Leo primero y luego Ale tratan de intervenir, este último temiendo sobre todo que Arturo llegue y los vuelva a ver discutiendo. Arwen termina retando a Tony a un duelo de patines según la normas del parque. Tony insiste en que no tiene patines, pero enseguida aparecen varios a su disposición entre los practicantes del parque, deseosos de verlos patinar. Entre Ale, Leo, Carol, Joel y Henry acuerdan que se haga una carrera de velocidad entre Tony y Arwen para evitarle a la "Barbie" cualquier accidente en las rampas. La carrera se produce, pero Tony, a quién se le ha terminado todo el inhalador de salbutamol y se nota con dolor en el costado derecho, apenas puede terminar la carrera y cae delante de la funbox , mientras Arwen vence, y gana para sí los pulsos puesto en el tubo de los duelos, y se nota satisfecha. Fernando llega en ese momento y la alegría de Arwen termina, Fernando le indica bruscamente que suba al carro, la tilda de estúpida que se arriesga allí a lesionarse por nada, y ante las reclamaciones de ella porque no le contesta al celular le dice que "él trabaja, y no vive como ella, alquilada en el limbo", moralmente disminuída Arwen sube al auto sin protestar. Los muchachos van donde Tony haciendo bromas, pero al llegar se percatan de que Tony está casi cianótico, y no puede sostenerse por él mismo. Leo y HC lo cargan y Leo detiene el carro de Fernando, y sin darle tiempo a nada, mete a Tony en el auto ayudado por HC. Arwen se queda muy sorprendida ante la situación, al ver a Tony en tales condiciones y se nota arrepentida de haberlo retado, cuando ya Fernando maneja molesto hacia el hospital . En el hospital HC se niega a entrar buscando mil pretextos, Leo, algo asustado por el estado de Tony, le pide que lo acompañe pero al ver que no avanzan en esto Arwen sale, aún contra la negativa a Fernando, y ayuda a Leo a entrar a Tony al hospital. Ambos permanecen con él mientras lo atienden y los especialistas confunden a Arwen con la novia de Tony. Tony tiene una neumonía leve, van a ingresarlo, pero este suplica que lo dejen hacer el tratamiento en casa. El doctor cede y Arwen apoya a Tony, aprovechando a la confusión sobre la relación entre ellos, asegurando que se va a ocupar de que cumpla el tratamiento. Tony le agradece a Arwen por su tiempo y se disculpa por la confusión de la que han sido objeto pero ella le resta importancia al suceso y al enterarse que Tony se irá en ómnibus, insiste en que ella lo llevará en un taxi hasta su casa. Y Leo y Arwen acompaña a Tony hasta el Cotorro. Adrián se entera de que su padre vendió la patineta nueva, y a pesar de las súplicas de Abel, se marcha de la casa. Piensa dormir en el parque pero Diógenes lo convence de ir para su casa, donde le presta una colchoneta para dormir. Ale y Carolina han dejado sus respectivas patinetas al cuidado de Diógenes, y ahora la de Adrián cuelga también en la pared del viejo, junto a la de su mejor amiga y su "peor enemigo”. Adrián, solo en la noche, llora por su suerte; mientras Tony se ve en cama, rodeado de medicamentos y abatido, Arwen se ha quedado con el pulso de cuero de este y piensa en que podría ser Tony la "aventura” que necesita para "castigar” a Fernando.