Inicio » Archivos » Literatura

Entradas en la categoría: 14
Entradas mostradas: 1-10
Páginas: 1 2 »

Ordenadas por: Fecha · Nombre · Por calificación · Comentarios · Descargas · Vistas

LA INSTRUMENTALIDAD DE LO HUMANO. El universo ilimitado de Cordwainer Smith.

Autora: Anabel Enriquez

E-book, pdf, 50 páginas.

Descargar Ebook>>

 

Literatura | Vistas: 659 | Descargas: 115 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2014-04-04

Adaptabilidad. Resilencia. Visión de futuro… Es lo que resaltan los expertos en sus entrevistas para explicar el éxito. Empatía, añadiría yo. Porque saber lo que la gente necesita y darle lo que va a querer en los próximos segundos requiere de cierta identificación no solo del mercado, sino con el mercado.  Los estadísticos, los mercadólogos, los sesudos de cualquier campo para resumir, dicen que la moda es cíclica, que vuelve al mismo punto cada cierto tiempo. Pero ya ese criterio no es para hoy.

           Yo, todos los saben, empecé transformado dentaduras, alargando caninos, incluso realizado aquellas primitivas lesiones microscópicas en la córnea para producir la fotofobia…

Literatura | Vistas: 294 | Descargas: 50 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2013-12-22

Por las rendijas de la puerta se filtraba la claridad lunar. Desde la cuna, con los ojos fijos en los haces plateados, jugaba a iluminar las sombras del miedo. Despierta permanecía hasta que su madre regresaba a la casa con la mañana; cuerpo y alma extenuados por la faena nocturna en el hospital de urgencias. Un chirrido de goznes y cada rendija crecía y crecía, abriendo sus fauces de luz: por la puerta abierta el sol hería con sus excesos los ojos desgastados por la noctámbula vigilia, los pulmones comprimidos por el respirar mínimo, los músculos engarrotados…

Literatura | Vistas: 506 | Descargas: 126 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2013-12-22

 
Si habré tenido yo noches malas en el hospital. Cuando toca una orquesta de éxito popular ese fin de semana que tengo guardia se me erizan hasta las pestañas. Pero, óigame, como ese día… si parecía que los Siete Samuráis habían hecho trabajo voluntario chapeando el gentío aquel. Cinco muertos, ocho en terapia, más de veinte heridos leves. Yo debo de haber suturado como dieciséis caras, oficial. Y heridas feas, feas de verdad. No, y lo mejor es que todo el mundo contaba que la bronca había empezado de una manera diferente. Yo sé, yo sé que las personas ven las situaciones desde el punto de vista de cada cual, que cada quien le aporta su pedacito de fantasía y… vaya, que todos somos como un poco dramaturgos. Pero es que esta vez las historias eran bastante diferentes, en lo único que parecían coincidir es en que casi nadie sabía de dónde llegó el tortazo o la cuchillada. (...)
Literatura | Vistas: 487 | Descargas: 102 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-08-07

 
(...) Yo habría renunciado al don de buena gana. A fin de cuentas mi alcance era de apenas dos o tres horas. Con una precisión del 73% no me habrían empleado en otra cosa que no fueran tareas prácticas, acciones militares del tipo "¿cómo evitar ese torpedo que van a disparar dentro de cinco minutos?” Aburrido. Además, soy pacifista por naturaleza. Habría sido como vivir en un constante dèjá-vu. O un dèjá-verrai. Pero, a todo se adapta uno. Incluso me adapté a que un día nos trataran como superdotados y al otro como trastornos generalizados del desarrollo. Así que algún día… Algún día yo debería adaptarme a estar sin Kate. (...)
Literatura | Vistas: 627 | Descargas: 148 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-08-07

Tu pelo, uno o dos centímetros más largo, quizás; tu piel ¿más bronceada que la última vez? Tersa sí, como una cáscara brillante, sin un pliegue, sin una cicatriz, sin las obligadas zanjas que flanquean los labios a los cuarenta. Mi cara, en cambio, puede servir de soporte a una carta de astronavegación. Enumerar las arrugas en meridiano y paralelos. Ubicar dónde los cúmulos globulares, dónde los agujeros de gusano, dónde los agujeros negros. En mi cara hay espacio para todo el universo.
 
Tú no ves mi cara, estás parada en la terraza y ves caer estrellas (m-e-t-e-o-r-i-t-o-s- me haces repetir letra a letra con la asistencia de tus manos). Y hasta el perfume de los álamos florecidos es un fastidio para ti. (...)
Literatura | Vistas: 584 | Descargas: 153 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-08-07

(Una historia de Kay y Kirk)
 
Había escuchado siempre que los de Varasam eran tipos cordiales, incluso con las razas más extrañas y diversas de la Galaxia. Kirk me lo aseguraba pero, como nunca habíamos tenido la necesidad de hacer escala en la ciudad, me sentía un tanto inquieta. No me agrada reabastecer de combustible la nave en un sitio desconocido: le echan cualquier porquería al tanque y te quedas botada en el medio de la nada, o en el mejor de los casos te tupen las turbinas de hipersalto. Pero Thomas Kirk insistió en que eran gente tremendamente confiable. Y a fin de cuentas el Centro de Abastecimiento más cercano estaba a unos dieciocho años- luz. (...)
Literatura | Vistas: 465 | Descargas: 122 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-08-07

A finales del siglo XXII la inminencia de una invasión extraterrestre a la Tierra desbordó los canales de comunicación. El terror desplazó cualquier vestigio antropocentrismo. Solo hubo espacio en la prensa, y en la mente, para la idea del Fin.
 
La teoría más favorecida alegaba que los invasores abducirían a todas las hembras entre uno y quince años para extraer sus órganos reproductivos. Al clonarlos, introducirían modificaciones. Mezclarían estas réplicas humanas dentro de la sociedad terrestre y, silenciosamente, suplantarían a la especie. Nadie estaría a salvo de la duda de sobre su identidad. (...)
Literatura | Vistas: 492 | Descargas: 106 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-08-07

 
El cuerpo golpea contra la columna. Tropieza. Cae. Las manos arden sobre la aspereza de la callejuela. La fatiga somete sus rodillas una y otra vez hasta que logra reincorporarse. No sabe a dónde marcha con su ambular tortuoso. Intenta clamar por ayuda y de la boca nace un estertor de bestia agonizante que no consigue la palabra. Si al menos cediera esa sensación de miríadas de agujas ardientes hincando su cara, su frente, sus ojos.
 
Donde estuvieron sus pómulos cuelga una franja sanguinolenta de piel. Donde los ojos; solo negros abismos calcinados. (...)
Literatura | Vistas: 455 | Descargas: 110 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-08-07

 
Padre entregó toda una vida de ahorros a cambio de este hueco en la cámara de reciclaje de desechos. Cierto que es mínimo el espacio. Anela, Soulness y yo sentimos calambres en los brazos, tensión en el cuello y la respiración caliente de uno sobre los otros. Pero, qué más pedirle al viejo. En las palmas enguantadas del capataz del espaciopuerto sus manos depositaron, temblando, los dos megacréditos. Temblaba porque temía que se frustrara el viaje por algún imprevisto y perdiéramos toda posibilidad de un segundo intento; temblaba por la emoción de cumplir su sueño de vernos partir de aquel infierno y retornar al origen; temblaba porque la fiebre de las canteras consumía sus nervios periféricos. (...)
Literatura | Vistas: 542 | Descargas: 109 | Agregado por: Ann-Henry | Fecha: 2010-07-28

1-10 11-14