Inicio » Artículos » ADRENALINA 360 » AD360_Artículos

ADRENALINA 360 ¿aventura o serie juvenil? (II Parte)
La temática deportiva nos remitió obligatoriamente al drama deportivo, del cual se tomarían los enfrentamientos (duelos) entre practicantes, el modelo de aprendizaje de superación progresiva, el desarrollo del sentido de pertenencia al equipo, y la presentación de una meta definida traducida en una competición final como escollo último en el camino de los héroes. El drama deportivo también aportó las particularidades del villano con ambiciones lucrativas opuestas a la existencia del hecho deportivo. La historia arco de Adrenalina 360, generó el short line siguiente: muchachos que practican deportes extremos tienen que luchar por conservar su espacio de prácticas.
La decisión de utilizar protagonistas múltiples partió del hecho deportivo. ¿Por qué dar prioridad a una especialidad sobre la otra? Se propuso entonces caracterizar por edades cada uno de los deportes, colocando a los personajes a desarrollar el tipo de deporte extremo que más frecuentemente practicaran su coetáneos. Es por ello que los protagonistas de más edad (entre 30 y 33 años) se asignaron a BMX, los intermedios (20-23 años) a patines (aunque simultanean con patinetas) y los más jóvenes (de 9 a 16 años) a la patineta. Una vez concebidos de este modo y definidos según modelos heroicos propios de la aventura, el tratamiento de las subtramas generadas por cada personaje no sería el ligero de esta última, sino más intenso y profundo, característico de las serie juveniles.
 
Al tratamiento se añadirían elementos plásticos del comic, del manga y del anime japonés, y el uso del video juego en función narrativa; fuentes que aportarían al tratamiento su singularidad más riesgosa.
El público principal de este espacio (niños y adolescentes) comprendido entre una rango de edades de 7 a 15 años principalmente, pertenecen a una generación del 3D y la tecnología digital, que se actualiza constantemente porque, entre otras cosas, sí ve televisión (aunque sea en otros soportes) y sobre todo tiene una cultura de mass media impresionante.
Un público con el que también hay un compromiso. Porque para nosotros la televisión, además de industria y de arte, es sobre todas las cosas comunicación.Y lo que la televisión comunica mucha veces, y más en esta etapa de la vida, pesa más en la formación de actitudes, valores y conductas que lo que dicta la escuela, la familia o la comunidad. Para llegar a este público, desvinculado por demás de un espacio que no transmitía series nacionales en ese espacio por más dos años, había que arriesgarse en serio.
 
Es por ello que al abordar las subtramas de los personajes protagónicos y principales, echamos manos a un tratamiento más interno, aprovechando las potencialidades del uso del capítulo monotemático (aunque 24 minutos de contenido es muy poco para desarrollar un tema plenamente) para trabajar temas de interés juvenil. En el tratamiento de los conflictos juveniles, la serie buscó en su concepción— más que transmitir información o juzgar sobre cuáles son las conductas correctas frente a la convivencia social, la vida sexual, el contacto con las drogas, las relaciones intrafamiliares, el ámbito escolar, el comportamiento ante las diferencias de género, credo, sexuales, económicas o de raza— dar opciones de comportamiento, mostrar vías de integración, estilo de enfrentamientos no violentos, sanos y creativos.
 
Así mismo Adrenalina 360 fue concebida en el guión, como una historia para 4 temporadas, coincidente con los cuatro actos dramáticos. La Primera de 14 episodios-los actuales Cap. 1 al 14- correspondiente con el Planteamiento;  la Segunda de 24 episodios- los actuales Cap. 15 al 38- con la Primera Parte del desarrollo; la Tercera de 18 episodios- del Cap. 39 al 57- con la Segunda Parte del desarrollo, y  la Cuarta de17 episodios, -coicidente con los actuales Cap. 58 al 73- responde al Clímax y Resolución. Incluso se concibió la posibilidad de que, por el nivel de aceptación, fuera preciso intercalar temporadas entre estos grandes puntos de giro, pero las posibilidades productivas de la televisión cubana no permitieron grabarla y transmitirla de esta manera. De las series se tomaron también otros elementos estructurales: la ubicación de la presentación o cabezal después de las escenas del planteamiento del episodio, el empleo del colage con escenas previas al capítulo dando los antecedentes de la historia relacionados con lo que el público vería en ese episodio, y el empleo de crossover (entrecruzamiento) que consiste en traer personajes de otras series a actuar como tales dentro de otra, elemento este que se desestimó en la realización.
Del anime, producto audiovisual de alto consumo por el público objetivo principal, Adrenalina 360 toma la complejidad de la redes de relaciones entre personajes, la profundidad de los conflictos interiores trabajando la contención (más oriental, pero también más dramática) por encima de la continua exteriorización (más occidental) del problema, el tratamiento de la conducta, el vestuario y los rasgos físicos distintivos como proyección de la personalidad (cuestión que dependía significativamente de la puesta, mas allá de lo que se propusiera el guión), y ritmo variable en el desarrollo de los conflictos (combinación de capítulos de mucha acción física con otros más introspectivos y lentos).
 
Como hemos dicho hasta aquí, Adrenalina 360 fue un reto extraordinario en muchos planos. Cuando te enfrentas a ella, ya concebida hoy, hay tantos detalles, niveles de lecturas, y subtramas en movimiento, que puede parecer algo bizarra para las personas no habituadas al tempo de la televisión contemporánea. Con una ojeada superficial se corre el riesgo, como en tantas otras cosas, de que los árboles no dejen ver el bosque.
 
Para los autores y la asesora de la serie siempre estuvo claro que Adrenalina 360, sería una serie televisiva que necesitaría desde un inicio la preparación del público para que conociera a qué se iba a enfrentar. Otras opciones dramáticas en la TVC, que han realizado propuestas de estructura mucho menos atrevidas, han contado con una sistemática promoción en la televisión "advirtiendo” al televidente sobre cómo se va a estructurar esta novela, cómo se tratarán los temas, cómo se organizarán los personajes (vg. Series del espacio Novela, como La cara oculta de la Luna, Diana, Aquí estamos y la más reciente "entrega por temporadas” de Bajo el mismo sol.)
 
Sin embargo, Adrenalina 360, una obra coral (porque tiene ocho protagónicos), de estructura monotemática (porque cada capítulo trata un tema específico, tiene un título propio y además cuenta con una frase célebre que ofrece una síntesis, resultado de la integración entre tesis y antítesis, sobre el tema tratado), con una historia arco en progresión (es decir que hay una trama central que involucra a todos los protagonistas, y que en lugar de permanecer como un simple telón de fondo, evoluciona y progresa dramáticamente hasta cumplimentar los tres actos: Planteamiento, Desarrollo y Resolución), y con la inclusión de varios elementos narrativos no usados anteriormente en el espacio (videojuegos, animaciones) que se emplean como vasos comunicantes, flashforward, etc. no ha tenido hasta el momento esa necesaria atención "ilustrativa” que amerita, más que la serie en sí, el posible reencuentro con el espacio emblemático de la familia cubana.
 
Como una obra audiovisual moderna por su dinámica, transgresora con lo hasta hoy visto en el espacio, que emplea narrativas no lineales en la forma de contar la historia; proactiva, por su intención formativa, generadora de formas sanas de interacción y entretenimiento; joven por sus temáticas, por la representatividad de intereses, pero también por los códigos y las referencias de su discurso; y por sobre toda las cosas épica, revitalizadoras del sentimiento heroico, del romance y de la capacidad de cambio: con estas y no con otras intenciones, fue concebida Adrenalina 360, una serie juvenil de aventuras con tema deportivo.
 
 
Posdata necesaria:
 
En esta época de trasmedia, crossmedia y multiplataformas, parecerá a los lectores de otras latitudes que este artículo debió haberse escrito en el siglo pasado. La convivencia con las series contemporáneas, que trasciende el formato televisivo y se ramifican hacia la internet, los teléfonos móviles, y los videojuegos, hace difícil concebir una televisión pública con las particularidades y las problemáticas de la televisión cubana, que aunque desde el punto de vista de los contenidos ha avanzado, si bien no tanto como el público desearía, al menos bastante respecto a lo que sucede con sus soportes y formatos, varados en las formas de hacer de finales de los años ochenta (aunque, lamentablemente en algunas especialidades, con un personal menos capacitado y talentoso que el de entonces). Lejos estamos de los conceptos del "ocio activo” y de la "televisión social”. Y todavía chocamos a diario, no ya con el espectador poco actualizado, sino con directivos, creativos y especialistas del medio que desconocen la estructura dramática de un monotemático, no entienden lo que es un spin off, ni el concepto de biblia televisiva, y mucho menos están al tanto de las diferencias entre serie, miniseries y webseries.
 
 
Fin de la segunda parte.
Final
 
 
30 de septiembre de 2011.
Categoría: AD360_Artículos | Agregado por: Ann-Henry (2011-10-04)
Vistas: 1058 | Etiquetas: Articulo AD360, Serie TV, personajes, ADRENALINA 360 | Valoración: 5.0/2
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]