Inicio » Artículos » Artículos

ARTICULO_El taoísmo en los universos de Ursula K. Le Guin.
Este breve artículo intenta acercarse a la obra y el pensamiento de una de voces y las plumas más sólidas de todos los tiempos y lugares en el género fantástico, tanto desde la mirada acuciosa y extrapolativa de la ciencia ficción como desde la fabuladora y proyectiva de la fantasía. Brevemente, porque las palabras son siempre fuente de mal entendidos, o para expresarlos en términos taoístas: "el tao que puede ser expresado no es el verdadero Tao”, hablaremos sobre la literatura escrita por Úrsula K. Le Guin, autora californiana que ha dado a los lectores títulos como La mano izquierda de la oscuridad, El mundo de Roccannon, Los desposeídos, El relato, y la pentalogía de Terramar, entre muchos otros memorables.
 
Úrsula Kroeber nació en Berkeley, California, el 21 de octubre de 1929. Hija de antropólogo y maestra, inclinados a los estudios de etnología, creció en un ambiente imaginativo, de búsqueda y comprensión de las diversas culturas, de indagación y respeto al otro. En 1951 se graduó en Artes y obtuvo una maestría en Literatura del Renacimiento Francés e Italiano en la Universidad de Columbia, de la que se graduó un año después. Viajó a Francia, donde conoció a Charles A. Le Guin, profesor de Historia Francesa en el Portland State College, Oregon, y se casó con él. Tuvo tres hijos: Elizabeth, Caroline y Theodore, y varios nietos. Actualmente, a sus 78 años vive en Oregón, donde imparte talleres literarios en un bosque cerca de su casa. (19,21) He leído varios artículos sobre la presencia del Taoísmo en la obra de Le Guin.
 
La mayoría de las aseveraciones se sustenta en las propias declaraciones de la autora; en el hecho de que, a finales de los noventa, diera voz anglosajona a una nueva y muy completa traducción del Tao Te King de Lao Tsé, en la que trabajó por más de 40 años; o incluso en los aspectos estilísticos: la cadencia de su ritmo, el lirismo de su lenguaje o la serenidad de su prosa. De cualquier modo, aunque todos argumentos válidos, se quedan en una interpretación de lo formal y lo externo, muy lejano, a mi entender, del auténtico pensamiento taoísta de Úrsula Le Guin. Pocos logran entender que el viaje de su mano es un viaje que no bordea el muro, sino que lo traspasa, busca la otra orilla, los opuestos, los contrarios: sea el anarquismo y el capitalismo, lo femenino y lo masculino, la sombra y la luz, el bien y el mal. Sus obras narran más que el enfrentamiento, la complementariedad.
 
No es extraño entonces, que a la hora de ubicar libros como "La mano izquierda de la oscuridad”, "Los desposeídos” o "El relato”, las palabras resulten imprecisas : "utopía ambigua”, "utopía distópica”, o cualquier otro término que fracasa en atrapar un concepto que se refiere a un proceso, un constante intercambio, unidad y lucha de contrarios. Y es que después de todo, "Es bueno que el viaje tenga un final, pero al final es el viaje lo que importa”.(8) Le Guin, por otra parte, ha declarado su inspiración en la historia de la civilización china y en más de una ocasión. Su novela "El relato”, publicada en el año 2000, bebe directamente de las experiencias sociales ocurridas a los seguidores de taoísmo durante la revolución cultural china, sin burdas e innecesarias extrapolaciones.(10) Su obra, "Los Desposeídos”(9), una obra profundamente taoísta, no estuvo concebida en el inicio con esa intención consciente por parte de la autora. La fuente principal de la que se nutre esta historia son sus estudios sobre el anarquismo o la utopía pacifista-anarquista de Paul Goodman- a quien dedica un relato vinculado a la novela- y fue esta la base de la filosofía Odoniana. Cito a la autora, en el prefacio al cuento "El día antes de la revolución”: "El odonianismo es anarquismo. No el que roba llevando un bomba en el bolsillo, el que - cualquiera sea el nombre con que el quiera darse lustre - es terrorismo puro y simple; ni el libertarismo socio-darwinista de derecha; sino el anarquismo prefigurado en el primer pensamiento taoísta, y anticipado por Shelley y Kropotkin, por Goldman y Goodman. El principal enemigo del anarquismo es el Estado autoritario, sea capitalista o socialista; su principal componente práctico-moral es la cooperación (solidaridad, apoyo mutuo). De todas las teorías políticas es la más idealista y para mí la más interesante. Introducirlo en una novela, cosa que en principio no era mi intención, fue para mí un trabajo duro y largo, y me absorbió completamente por varios meses. Cuando lo terminé me sentí perdida, exiliada: una persona sin patria. Porque fue muy gratificante cuando Odo salió de las sombras brumosas de la probabilidad y quiso que escribiese un relato no sobre el mundo de la ley realizada sino sobre su ley misma”. (3) Los Desposeídos es, por otra parte, una novela escrita en plena efervescencia del movimiento pacifista, contra la guerra de Viet Nam, que estremeció los cimientos de la sociedad norteamericana y del capitalismo industrial.
 
En la obra de Le Guin la construcción del universo, aunque coherente y sinérgica, es más escenario que protagonista, tanto en la saga de los Hainish, como en Terramar. Sus personajes, son el eje del relato. Pero sus personajes no filosofan largamente sobre el taoísmo, o un similar en los diversos mundos del Ecumen o en las múltiples islas de Terramar, no tratan de atraparnos en una doctrina expuesta en diálogos asimovianos. El pensamiento taoísta está en la semilla misma de las historias, en la construcción del viaje interior de cada protagonista, está en la esencia y no en la apariencia, pues "Desde el no-ser comprendemos su esencia; y desde el ser, sólo vemos su apariencia”.(12) Algo que todavía muchas personas que escribimos para el género, o para la literatura en general, no hemos aprendido a hacer, porque inteligencia y sabiduría en ocasiones, no solo pueden ir divorciados por la vida, sino que incluso pueden llegar a ser antónimos. Sabiduría, y una sabiduría muy antigua, como los mismos Hainish, es lo que brota de cada historia de Le Guin.
 
Seducida por la búsqueda de la puerta de toda maravilla, sus libros intentan revelar una parte de esa identidad misteriosa que atesora el nombre auténtico del universo. ("Su identidad es el misterio. Y en este misterio se halla la puerta de toda maravilla” (12) ) Cuando leemos "El poder los nombres”, "La palabra que libera” (ambos de 1964), o cualquiera de las novelas de Terramar se hace muy perceptible en la construcción del mundo y en la concepción de la magia, el acercamiento de la autora una de la primeras expresiones del Tao Te King: "El nombre que se le puede dar no es su verdadero nombre.”( 12), pues justamente en el valor arquetípico de los nombres, falsos o verdaderos, se centra el poder mágico en Terramar: "Saber el nombre de algo o de alguien en la Lengua Verdadera es tener el control sobre ese alguien o ese algo…” ("El poder de los nombres” (13)) Este tema del nombre aflora en sus obras de ciencia ficción. Recordemos en "Los Desposeídos” la presencia de una máquina que pone nombre a los anarrestis, para que nunca hubiera dos con igual designación hasta que su portador muriese, porque el nombre define la singularidad.
 
Hay también en "Los Desposeídos” un axioma taoísta que Le Guin integra a la fábula y lo personifica. El concepto de vacío. "Se moldea la arcilla para hacer la vasija, pero de su vacío depende el uso de la vasija. Se abren puertas y ventanas en los muros de una casa, y es el vacío lo que permite habitarla. En el ser centramos nuestro interés, pero del no-ser depende la utilidad.”(12) Es tal vez por ello que Shevek, viene y vuelve de Anarres con las manos vacías. No es solo por lo aparente de lo que no posee; sino porque en la esencia, el vacío de sus manos está lleno de utilidad. (9)
 
En "La mano izquierda de la oscuridad” la autora traza una sociedad determinada por la dualidad sexual de los habitantes de Gueden/Invierno. ¿Feminismo, enfoque de género, actitud anti-homofóbica? Todo eso ha sido subrayado por críticos y lectores. "La mano…” sin embargo, es principalmente la puesta en escena del principio Taoísta sobre la unidad de los opuestos, capaces de dar cabida a ambos: Ying-Yang, en un solo cuerpo. "Quien conoce su esencia masculina, y se mantiene en el principio femenino, es como el arroyo del mundo”.(12) La mente terrestre, representada en Genli Ai, limitada a la lógica formal, imposibilitada de asumir la existencia dentro de su consciencia de ambas naturalezas, queda emplazada en esta novela cuando se hace externo y corpóreo una limitación de nuestro pensamiento racional occidental. (8) El título de esta obra es ya una declaración filosófica, pues, "Para los grandes acontecimientos el sitio de honor es la izquierda” (12)
 
Nadie a acusado nunca a Lao Tsé de que su pensamiento fuera femenino, o de que en última instancia era una mujer y no un hombre quien escribiera el Tao Te King. Sin embargo su presencia en la obra de Le Guin es un argumento para escritores del género que declaran que Le Guin hace una ciencia ficción feminista, una ciencia ficción que por demás, debe ser evaluada aparte. Por supuesto que no estamos hablando de los autores que realmente han trascendido para el género, ni de los investigadores y universidades que han tomado seriamente el estudio de la ciencia ficción y la literatura fantástica, para quienes la presencia de Le Guin dentro del género no es imprescindible por corrección de género, como detalle exótico o por benevolencia patriarcal, sino porque su obra es un hito ineludible (por supuesto que no el único) sin el cual no fuera la ciencia ficción actual lo que es. Las declaraciones de la autora sobre su intención de escribir como mujer, especialmente a partir de la cuarta entrega de Terramar es lo que han dado el espaldarazo a la teoría de la ciencia ficción femenina (literatura, si es posible, aún más menor) como una derivación poco importante del "cuerpo robusto y central de la ciencia ficción- léase entonces ¿masculina?-”. Le Guin explica el cambio así: "Lo que pasó entre La costa más lejana y Tehanu fue que renació el feminismo y pasaron diecisiete años. Aprendí a escribir como mujer, dejé de imitar a los hombres. Terramar es un lugar muy diferente desde el punto de vista de una mujer. Todo lo que tenía que hacer era describir el archipiélago desde los que no tenían poder: mujeres, niños y un mago que había perdido su poder para convertirse en un hombre común”.
(1) No es de extrañar por tanto que Úrsula K. Le Guin y Hayao Miyazaki se hayan encontrado en sus respectivos viajes y en ese punto de encuentro hayan intercambiado sobre sus obras y su filosofía. Y que a él confiara ella la realización audiovisual de la saga de Terramar (algo que UKL solo había tenido como experiencia en "The Lathe of Heaven”, en 1979, y con la poco exitosa y deformada versión de Terramar hecha por SciFiChannel ). Adaptación que finalmente fue llevada a vía de hecho por el hijo del director japonés, Goro Miyazaki. Si bien el resultado de tal intercambio tampoco fue el esperado por los fanes de Terramar, y mucho menos por los de Miyazaki (¿o viceversa?), tampoco es de extrañar que un realizador oriental escogiera como línea central de su guión, de entre las 5 novelas de esta saga, aquella más introspectiva y densa (Tehanu), algo que acordemos, no es asunto que se sienta muy a gusto con la animación, ni siquiera con el audiovisual en general. (17, 14)
 
Tras 6 libros de poesía, 20 novelas (varias de ellas fuera de los dos grandes ciclos como es el caso de "La Rueda Celeste” (1971), "El Ojo de la Garza” (1983) y "El Eterno Regreso a Casa” (1985)) , más de 100 cuentos cortos recogidos en 11 volúmenes, 11 libros infantiles, donde su saga de "Alas de Gato ” es la preferida de muchos de los lectores más jóvenes, y 4 colecciones de ensayos. Tras la experiencia de ser tres veces finalista en el American Book Award y el premio Pulitzer, y ganar en varias ocasiones el National Book Award, 5 premios Hugo, 5 premios Nébula, el Grand Master de la SWFA, el Kafka Award, el Pushcart Prize, el Howard Vursell Award de la Academia Americana de las Artes y las Letras, y el premio Robert Kirsch Award del L.A. Times, Ursula K. Le Guin declara que cada día se aleja más de los que piensan que el arte es una competencia por la fama, el dinero y los premios. Lo único que importa es el trabajo”. (14) Como el principio taoísta de "destacar porque no se exhibe, brillar porque no se guarda, merece honores, porque no se ensalza (…) Y retirarse de la obra acabada, del renombre conseguido, como demanda la ley del cielo.”(12)
 
Bibliografía consultada:
 
1-Enríquez, Mariana. "La utopía según Úrsula”, en Diario Página 12, Argentina, 09/07/04 http://www.pagina12web.com.ar/suplementos/las12/vernota.php?id_nota=1316&sec=13
2- LeGuin, Ursula K. "Cuentos de Terramar”, Ediciones Minotauro, 2002
3- ----------------------"El día antes de la revolución”, cuento, edición digital. Sadrac
4- ----------------------"El nombre del mundo es bosque”, Antología de Premios Hugo 1973-1975, Martínez Roca, 1988
5- --------------------- "El otro viento”- Ediciones Minotauro, 2004
6- ----------------------"Historias de Terramar I – Un mago de Terramar- Las tumbas de Atuan-” Ediciones Minotauro, 2003.
7 - ------------------ "Historias de Terramar II – La costa más lejana- Tehanu” Ediciones Minotauro, 2005.
8- ------------------- "La mano izquierda de la oscuridad”, Ediciones Minotauro, 2002 9- -------------------- "Los desposeídos”. Ediciones Minotauro, 2002
10-Pestarini, Luis. "EL RELATO, de Ursula K. Le Guin”, artículo digital publicado en Revista Cuasar http://www.revistacuasar.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=89
11- Piñeiro, Gustavo. "Cronología del universo Haini”, artículo digital publicado en blog Asimovia Guinea, 25/01/2006. http://asimoviaguinea.blogspot.com/
12- Lao Tse "Tao Te King” Fragmentos- Librosdot.com
13- Los mejores relatos de fantasía II. Edición digital de Umbriel. Junio de 2002.
14- Informativo Estronia # 33, 2006.
16-http://www.ciencia-ficcion.com/
19-http://es.wikipedia.org/wiki/La_mano_izquierda_de_la_oscuridad"
 
 
Conferencia impartida en el IV Festival de Literatura y Arte Fantástico "Arco de Korad", noviembre 2007.
 
Publicado como articulo  en: En Julio como en Enero, Revista sobre Literatura infantil. Editorial Gente Nueva, Año 17 Nº. 21 Julio de 2008.
Categoría: Artículos | Agregado por: Ann-Henry (2010-07-15)
Vistas: 1137 | Etiquetas: literatura femenina, género, Ciencia Ficción, literatura, Artículo, fantástico | Valoración: 5.0/1
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]